CUARESMA, CAMINO HACIA LA PASCUA,

 INVITACIÓN A LA  CONVERSIÓN Y AL ENCUENTRO CON DIOS


Cuaresma 

 

Este miércoles 6 de marzo, con la imposición de la ceniza en nuestra frente daremos inicio al tiempo de cuaresma, es decir un camino de cuarenta días que nos invita a la conversión y a la renovación de la mente y del corazón. Como camino de preparación a la Pascua, es decir el paso de la muerte a la vida, de la tristeza a la alegría.  La cruz de ceniza en nuestra frente nos recuerda nuestra condición débil, caduca y pecadora. Polvo somos y en polvo nos convertiremos.

Somos criaturas salidas de las manos de Dios, hemos caído y tropezado en el pecado, pero durante este tiempo imploramos la misericordia de Dios viviendo las prácticas cuaresmales que nos introducen a practicar la limosna, la oración y el ayuno.

¿Cómo hacer la limosna? (Mt 6, 3-4) el modo correcto de hacer limosna es este: “Que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha”. Es decir, debo dar limosna de tal modo que ni yo tenga la sensación de estar haciendo una cosa buena, que merece una recompensa de parte de Dios y elogio por parte de los hombres.  Es una forma de compartir algo que tengo, con quienes no tienen nada. Jesús elogia el ejemplo de la viuda, que daba hasta lo que era necesario. (Mc 12, 44)

¿Cómo orar? (Mt 6, 6) Jesús nos invita a orar al Padre en lo secreto, Jesús oraba mucho antes y después de la misión. Lo que importa es tener la certeza de que Dios Padre acoge y escucha la oración humilde y sencilla.

¿Cómo ayunar? (Mt 6, 17-18). Jesús nos recuerda: cuando tú ayunes derrama perfume sobre tu cabeza, lávate la cara, de modo que ninguno se dé cuenta que estas ayunando, sino tu Padre que está en los cielos. Se trata de un camino nuevo de acceso al corazón de Dios que se abre delante de nosotros.

La limosna, la oración y el ayuno no son dineros para comprar el favor de Dios, sino la respuesta de gratitud al amor recibido y experimentado.

El ayuno es, una práctica que nos pone en el camino de seguimiento de Jesús, en comunidad, hacia el Padre.  Pero también es una práctica que nos lleva a replantearnos nuestra relación con nosotros mismos, con los otros y con el mundo; involucra todas las dimensiones del ser.

SI QUEREMOS ENRIQUECER NUESTRA VIDA, LIMPIARLA DE TANTO CONSUMISMO, ¡PRACTIQUEMOS EL AYUNO, LA LIMOSNA Y LA ORACIÓN!

Hna. Jimena Gaidos Guerrero, Bethlemita

Coordinadora pastoral

                                                                                            














Contador de Visitas

Totales

118175

Mes

25878

Día

393


icontec - iqnet

Certificación de Calidad



Dirección:
Transversal 36 No 72-93 Barrio Laureles
Medellín - Colombia - Suramérica



Correo electrónico:
[email protected]
Teléfono: 413 37 37





¡Tu navegador no está actualizado!

Actualiza tu navegador para ver este sitio correctamente. Actualizar ahora

×